jueves, 24 de junio de 2010

Por culpa de Rodin

pienso en la piel fría, en el orgasmo frustrado, en la herida del labio auto-mordido.

Se me antoja que todavía gritan pidiendo auxilio. Que no pueden soportar estar muertas siendo tan arrebatadoramente bellas. Tanta quietud frenando el insoportable impulso de la acción. Que suplican juntar los labios, notar los latidos contra el rostro, empaparse de los dos, retorcerse hasta llenar todos los huecos, tornando la rígida dureza a carne blanda que se aprieta contra carne blanda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada