lunes, 3 de octubre de 2011

Doueiri dijo Lila

yo,
desde los catorce porque a los catorce
la carne me parió dos delicias
redondas
y decían, con los ojos, ''la carne te ha parido dos delicias redondas''.

pero en verdad soliloquio, los lunares
de las bragas rodando hasta el andén
de en frente y nadie,
luego,
nadie

apretándoseme contra el cuerpo esnifándome este olor,
mortal,
a cuerpo.

tantantán preciosa,
yo, que
nadie estampándome los labios
contra la boca
en la que piensan los chavales
cuando meten sus lenguas en las bocas de sus novias.

por eso, rás,
lo del pelador
de patatas.
ser mujer para los que cierran los ojos mientras follan.