miércoles, 18 de noviembre de 2015

qué hacemos.



He puesto las noticias en el desayuno y
me ha dado vergüenza la paz de esta casa
oyendo a los muertos lejos de este fuerte.
Pero la paz no puede dar vergüenza.

Ahí afuera están matándose y muriéndose y nosotras tan vivas.
La alegría es ahora y está aquí,
no la condenes,
hay que vivirla cuando es ahora y está aquí.
La justicia no existe y el mundo en guerra.
Y nosotras, joder, tan vivas.

*


Yo no sé escribirte lo que quiero.
Mientras tanto creo que es hora de decirte que me gustan tus ronquidos
porque significan que estás,
que tú o que yo nos hemos atrevido
a cruzar el manzanares respirando fuerte,
para dormirnos después de follar cada átomo que nos hace cuerpos
y salirnos del cuerpo y, yo no sé escribirte lo que quiero,
pero me entiendes.
Qué regalo,
me entiendes.