jueves, 7 de mayo de 2015

{quince del once, dos mil trece}

pero tú no puedes decirme a dónde llevo tus cenizas. toda una semana de idiota jugando a imaginar dónde estabas, cuando estabas sólo. dándole una solemnidad pesada al ritual que quiero dedicarte. porque quiero ritual, celebrarte, enterrar con tus cenizas quéséyo que te acompañe en el vacío. que le reste vértigo. mi vértigo, no el tuyo. el de pensar que igual tienen razón, que quizás nada, ahora, cuando te acabas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada