jueves, 9 de abril de 2015

ko’olel

Hoy miraba a esta mujer bailando
con caderas que nacieron lejos,
nueve mil kilómetros lejos
de aquí.
Con los ojos cerrados la boca entreabierta y el pelo negro ondeando
como el humo en una hoguera de acampada.
Miraba sus manos largas
follarse con las yemas nuestro aire.

La imaginé a toda hostia sobre una moto
el año en el que debió descubrir los bares
y yo logré hacerle una trenza a mi barbie.
La imaginé pariendo un hijo, mujer piel de café y ojos pantera,
mientras yo aprendía a poner copas.

Cómo es posible, pensaba, que el tiempo y la geografía hayan sabido reunirnos.
La miraba cuando abrió los ojos contra mí y también cuando dijo con la boca ven,
chica piel de leche y ojos agua clara ven, baila conmigo, dijo, ven se tú, de entre todas las mujeres del planeta.





No hay comentarios:

Publicar un comentario