viernes, 9 de enero de 2015

¿y tú qué tal?

Hoy me he encontrado a un amigo de antes en la puerta de un Rodilla. Él entraba acompañado de una chica, yo salía con un sándwich frío. Su acompañante tenía una de esas caras especiales con lunar, y gesto de no necesitar nada más que lo que está teniendo (ni sándwiches ni Coca-Cola Zero ni rebajas de enero ni nada de nada). Ella se ha ido al baño y él se ha puesto a hablar sin esperarme las preguntas. Tenía en su cara de guapo una euforia asentada:

Cuando vuelva, te presento a mi novia. La conocí a principios de verano. Ella tenía algo que hacer en Bogotá y nos fuimos juntos. A la vuelta decidimos que ya no nos podíamos separar, no, no queríamos. Vivimos en una casita en el centro            y son felices.

Así que sigue pasando.
Los es ella
los
los YA
Los te quiero todo, sin condiciones sin esperas,
esa forma de lanzarse a ciegas
con total claridad.

Sigue la gente perdiendo las maneras jugándoselo todo bailando como si no les miraran.

Al tiempo que a mí me crece
robusto firme despiadado
el iceberg.

4 comentarios:

  1. Ainsss como te entiendo, y lo que me jode poder entenderte. Y eso que sólo se le ve la punta...
    Pongamonos a ratitos al sol a ver si se derrite algo.
    Courage!
    y besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy ha hecho sol en Madrid, a ver si funciona. más besos.

      Eliminar
  2. uf, la roca maldita.. pero que alentador es pensar en un iceberg y la posibilidad del derretimiento! bien ahi. ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, que si no se chocan y hunden todos los barcos :) beso

      Eliminar