sábado, 19 de julio de 2014

Te,

Tengo ganas de decirte que te quiero. Podría ir a tu barrio y esperar media hora en cada calle a que nos cruzásemos. Dejar post-its en cada portal, por si es el tuyo, para que me creas, que te quiero. Gritarlo, en todos los sitios. Conseguir tu dirección, hacerlo en carta. Podría llamarte por teléfono y asegurarte que es necesario que nos veamos. O llamarte por teléfono y decirte con la voz que te quiero. Colgar una pancarta con te quiero de un balcón bajito. Podría escribirte un correo. Un whatsapp. Para que lo sepas. Susurrártelo en una nota de audio. Contarlo en Twitter. Exhibirlo en Facebook. Escribirme que te quiero sobre la piel de la cintura, subirlo a Instagram. Mandarte un mensaje por LinkedIn. Quererte en YouTube. Quererte en Vimeo. Pero y si luego me pides un te amo y tengo que pintar cada muro de esta ciudad con mi no. Qué vegüenza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario