domingo, 11 de agosto de 2013

amor

me pusiste la suela en la nuez y desde allí abajo
notaba una sonrisa pequeña torciéndote el gesto de diosa.

yo te había dicho que estaba hasta los huevos
de escribir sobre el amor de los cojones.

se te veían las bragas, desde allí abajo.

me escupiste
despacio
dentro
de la boca
que yo abrí.
me habría tragado hasta tu infección de orina.

pero te advertí, no voy a dedicarte un poema.
y entonces me pusiste la suela en la nuez,
me escupiste,
luego dijiste:
bueno tú, qué.
te decides a quererme o nos damos de hostias.

yo me he partido la nariz demasiadas veces
así que toma.

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Muuuchas gracias (atrasadas), eme :)

      Eliminar
  2. menuda sacudida,

    me ha encantado pero aún no toco pie

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leer que lo que has dicho le hace perder pie a alguien es...
      buf.
      (y gracias)

      Eliminar