domingo, 25 de septiembre de 2011

Kaputt sein

Te me has acabado, Kaputt, sin tragedia.
Con el último clín de Nyman pero tú, ah,
fásico,
con la campanilla abrigada de vino, ah,
bocado.
No zarpazos no, cristales en alféizar no
vecinos que me hayan oído que esto,
crack,
un poquito, en el abdomen.
No ritual ancho de sábanas que hagan de ti
(zas y chac y uh) lo que no supe.
No te tengo ganas, y no duele
mi no boca no pintada de morado
tu no sexo en mi no boca el
no fruto de mi vientre damos saltos
con tus pies sobre lo sacro.
Te me vas, no pum ni ¡joder! del no portazo,
aprovechando que es domingo y
tengo preparado un té calentísimo y tú
siempre diciendo
café
ya
luego
no.
Te me vas, hijo de puta, de golpe y sin porrazo sin
el grito sin
la rabia, eh,
que no hay rabia.
Que te me vas, Kaputt,
tan encantado,
Kaputt, yo no voy a,
no
voy
a

1 comentario: