sábado, 4 de diciembre de 2010

Tic touché tac touché tic touché tac touché tic

Vuelvo a tí todo el rato. A la sorpresa del tiempo
ligero como la nieve bañando a Toledo con blanco
el mes que viene.
A tu perfil de moneda romana empeñada en la cruz,
decidiéndome.



También te acuerdas.
Teníamos miedo de decepcionarnos.




Yo te vuelvo todo mi tiempo. Y tienes los ojos como
las escaleras del faro yo
subo corriendo
para llegarte a la cumbre y aullar
toda la vida que me das cuando me domas
vientre abajo.




Con la sorpresa
de Cronos olvidándose de las grietas.




desdeltren

3 comentarios:

  1. esos ojos soñadores de lobo
    cubriéndose de nieve...

    transparente.

    abrazzzo,
    j.

    ResponderEliminar
  2. Se me ha ocurrido un cuento sobre nieve transparente. A ver si me animo a escribirlo.

    Gracias por 'pasarte', jeorje.

    ResponderEliminar