sábado, 27 de noviembre de 2010

y la fábrica de chocolate

Papá conducía; dije: no soy capaz de pensar en una canción que no exista. Seguro que sí, contestó, usa la imaginación, verás como puedes inventarte una melodía nueva. Todo el rato venían hasta mí las que ya había escuchado. A veces, pensaba que tarareaba algo completamente inédito, me subía la emoción hasta la frente y, de pronto, me daba cuenta de que había cogido partes de aquí y de allá para reinventarlo. Reinventar. Aquello era como un sofrito de ruidos de la noche anterior calentado en el microondas. En realidad ya está inventada toda la música. Claro que no, se reía papá, cuando yo compongo estoy creando cosas nuevas, que pueden sonar parecidas a otras, pero probablemente no ha habido nadie que las haya tocado como yo. Cómo puede ser, me aterroricé, que miles de millones de personas sean capaces de combinar sonidos de forma distinta no una, sino cientos de veces a lo largo de su vida. Cuántas posibilidades existen, dónde se guardan todas las canciones que se fabrican todos los días. ¿Y cuando yo me invento un cuento, no lo ha escrito nadie antes que yo?. Qué maravilla, ¿verdad?, me sonrió desde el retrovisor.

11 comentarios:

  1. me encanta la luz que transmite,
    me encanta el título...

    abrazzzos
    g.

    ResponderEliminar
  2. Qué mareo, i (latina)

    http://www.elpais.com/articulo/cultura/i/griega/resucita/guion/pierde/tilde/elpepucul/20101129elpepucul_7/Tes

    ResponderEliminar
  3. Me alegro mucho de que veas luz, george.
    Mi padre es muy luz.




    Qué mareo, sí. Aún así, casi que me alegro de volver a ies griegas y latinas, aunque no me dejen tildar de truhán (perdón, truhan) al mareante.

    ResponderEliminar
  4. Me gusta releerte.

    Y pasar la yema de mis dedos por las paredes que no llevan a tu casa, doblar las esquinas de los giros que a veces das a todas tus palabras, me gusta releerte y luego irme, como una ola, todo es tan efímero...

    Pero siempre voy a destiempo, de alguna forma creo que hacerte un comentario inmediatamente es como una especie de fast food sin sentido... porque me gusta que las palabras se posen en el fondo de no sé muy bien dónde.

    Ahí se quedan.

    Es curioso el efecto que hacen en mí ciertos contornos.

    ResponderEliminar
  5. Menudo orgullo que mis palabras se te posen en el fondo de nosabesmuybiendónde. Buen sitio, seguro.

    Y a mí me gusta que me releas. Gracias, como siempre, por 'pasarte'.

    ResponderEliminar
  6. la cercanía de la verdad produce el calor que sale de esa fantástica fábrica de luz o chocolate. qué maravilla descubrir esa llave a la creación. y cómo se acuerda uno de aquellos que te lo enseñan. da placer leerte. es blanco. es suave
    :)

    ResponderEliminar
  7. eso de que leerme es blanco, es suave...buf...GRACIAS

    ResponderEliminar
  8. leo esto y me suena tan cercano...

    (por cierto, qué casualidad que justo dos comentarios más arriba esté mi colega marco, je)

    ResponderEliminar
  9. no paro de dar, yo también, con casualidades a través de esto del blog...da un poco de miedo (y es emocionante, también) todo el entramado de personas que coincidimos fuera y dentro de esta historia.
    Bienvenido.

    ResponderEliminar
  10. (por cierto, contigo he dado precisamente a través del blog de marco. por aquello del voyeurismo. y tal)

    ResponderEliminar
  11. (así que esta casualidad es un poco de mentira.
    he de confesar)

    ResponderEliminar