jueves, 16 de septiembre de 2010

Mon enfant terrible

Tenía los dedos sobre las líneas del cuello,
se apretaba con las yemas la garganta
para notar aquella bola que le bajaba
y subía por dentro
empapada en su propia saliva.

Cuando se giró yo aún estaba sobre el colchón,
exhausto,
con la boca abierta poso del orgasmo
y el vello pegado a mi desnudez
por culpa del sudor y del semen.

Parecíamos dos enamorados, mirándonos
como si realmente quisiéramos sabernos más.
Creo que le dediqué una mirada algo paternal,
y que me devolvió una sonrisa de esas de medio lado
que hacen a los chicos malos tan sexys,
o a los sexys chicos malos.

Después cogió su paquete de tabaco de liar,
me preguntó si había ajenjo en esta casa,
algo de hachís, quizás,
o una pistola.

Se paseaba sin ropa por mi buhardilla y pensaba
-lo noté-que nos habíamos confundido de tiempo
y de ciudad, quería
que desayunáramos café sólo con hielo y limón,
que me manchara con sangre suya las uñas
al embestirle.

Supuse
que no me acompañaría a por el pan
para preparar tostadas,
y se decepcionaría en cuanto supiera
que soy feliz.

''No necesito un Rimbaud en mi vida'',
le dije.
Entonces se le instaló, de repente,
una ingenuidad estúpida en sus pupilas de sabio.
''Te juro que seré bueno''.



Arthur Rimbaud in New York (on subway), 1978-79. D. James Dee

9 comentarios:

  1. ¿y esto, de dónde sale? cuenta cuenta

    ResponderEliminar
  2. Supongo que sale de la dramaturgia de 'Fragmentos...', de una carta en la que Rimbaud le jura a Verlaine que será bueno. Y de que hoy me ha dado por curiosear textos de Rimbaud. Y en fin, sale de mi conflicto (que ya te sabes) con la figura de poeta maldito y oscuro, de mis ganas de hablar metida en cuerpos y en mentes que no me pertenecen, etecé etecé.

    ResponderEliminar
  3. Pues qué vía de exploración! ¿Has leído Ciudad del hombre. Nueva York, de Fonollosa? No es autoficción, claro, esto es otra cosa, pero también se mete en la piel de otros, y eso le da una lucidez asombrosa, como a ti.

    ResponderEliminar
  4. "Después cogió su paquete de tabaco de liar,
    me preguntó si había ajenjo en esta casa,
    algo de hachís, quizás,
    o una pistola."

    Es muy bueno, el ritmo... a mí es que me puede ese ritmo al rimar. Nadie como Carver para ello, sin embargo esta parte se le acerca.

    Amamos según ciertas escenas literarias. Explicar sentimientos mostrando acciones, pensamientos, deseos incompletos, suposiciones... A veces imagino una voz en off que es como el cigarrillo de después que me habla o con la que me hablo.

    Te escribiría cosas para que me entendieras lo que quiero decir pero tengo la sensación de que no sería nada nuevo para ti y que te lo tomarías por donde no van los tiros.

    Ayer fui a una conferencia de un lama y habló de la mente que es un mono agitado y la mente que es un león... "lion standing" no sé cómo se traduce. Me hizo gracia porque es lo que pensé de ti hace unos días.

    Luego dejé de pensar en ti pero hoy he leído tu poema y... en fin, ya sabes, las cosas a veces son inevitables.

    ResponderEliminar
  5. No lo he leído, Clara, pero trataré de hacerme con ello. ¿Lucidez asombrosa? ¡¡graaaacias!!

    ResponderEliminar
  6. Me alegro mucho de que te guste el ritmo, Espera a la primavera, B, porque yo también le doy mucha importancia, y aveces cuesta encontrarlo sin utilizar para ello rimas más clásicas que no me apetecen.

    Es genial que la palabra pueda explicar sensaciones, y más todavía que pueda hacerlo a través de contar cosas que no son esas sensaciones (de algún modo eso intentaba describiendo lo que hacía aquel tipo en la buhardilla).

    Gracias por leerme y por contarme.

    ResponderEliminar
  7. Por cierto, ahora que lo he vuelto a releer me encanta la primera imagen. Ya va siendo hora de que una poetisa cree imágenes así, que empecemos a... uf, para un hombre hay imágenes difíciles de comprender... gracias.

    ResponderEliminar
  8. Cada vez me gustan más tus letras.


    Y yo he echado de menos pasear por aquí. Pero curso nuevo y rutinas (de las buenas, buenas) de nuevo. Nos leemos.
    Un beso, bonita i.

    ResponderEliminar