miércoles, 2 de junio de 2010

Clitemnestra

Ya me conozco la aguja, los hilos y el canturrreo.
Ya la coreografía de los ojos, el espejo confirmando
que estoy lista.
Las personas que no eres,
los autobuses que no te traen.


La imaginación y sus trampas,
el resoplar
y al final,
correr las cortinas
perder la mirada
tejerte.




***********


''A veces
Escribir un poema se parece a un orgasmo:
mancha la tinta tanto como el semen,
empreña también más en ocasiones.
Tardes hay, sin embargo,
en las que manoseo las palabras,
muerdo sus senos y sus piernas ágiles,
les levanto las faldas con mis dedos,
las miro desde abajo,
les hago lo de siempre
y, pese a todo, ved:
¡no pasa nada!
Lo expresaba muy bien César Vallejo:
''Lo digo y no me corro''.
Pero él disimulaba''.

Ángel González

2 comentarios:

  1. Tienes un e-mail, críptica mía.

    ResponderEliminar
  2. Llevo abrazándote desde las dos y algo. Gracias por esa conversación tan tan de verdad.

    ResponderEliminar