sábado, 10 de abril de 2010

Lira 4

















Quiero una habitación pequeña para que los cuadros no se me pierdan en medio de tanto blanco.

Quiero azulejos con flores azules en la cocina. Y un brasero en el salón. Y un pasillo por el que lanzarnos la pelota...fiuuuuuuuuu, de un extremo a otro.

Quiero ver tus pósters de Leonor, tu cuarto de revista de decoración. Nuestro balcón de procesiones y vecinos. Los naranjos y la calle vestida de dorado.

Quiero que mi acento sea gracioso, que nos cuentes que Miguel es un capullo, y burlarme de tus cenas de fruta.

Y café por la mañana y Padre de Familia y ''espera que yo también voy al DIA'' y picnic de azotea y mesa de estudio examinil y Kaper Raber y León de San Marcos y hasta ventilador a medio metro del cuerpo empapado y sin ropa que no se consigue dormir en mayo. Casi casi hasta vecina loca. Casi, he dicho.

5 comentarios:

  1. que encima de la labadora existan tantas especias que no sepa cual usar. Y saber que llegas porque tu voz desde la calle quiso hacer un recorrido más rápido.

    que tu albornoz blanco presida el salón aunque te empeñes en convencerme de que es una bata. y que llegue en uno de esos dias bajos y decidas hacer comida para tres.

    Quiero cruzarme con una bicicleta por la calle y que casualmente seas tú, que has regresado de nuevo.

    Y ver que has regresado...

    ResponderEliminar
  2. y escribir "labadora" a mi manera porque me parece más enriquecedor..

    ResponderEliminar
  3. Qué pasada, mi lirense de nombres múltiples, que vengas y seas tú la que acabe el escrito. Me ha encantado.

    ResponderEliminar
  4. y yo quiero que vuelvas para poder irme contigo. A donde sea, a que me lo cuentes así de bonito y gritemos juntas cualquier locura sin sentido. Que en cualquier terraza cualquiera nos diga cuánto nos parecemos y que tú y yo nos miremos y sepamos que nos parecemos justo, y sólo, en eso. No quiero compartir el color de tus ojos, quiero que me sigas deslumbrando con esa mirada.

    ResponderEliminar
  5. Insisto en lo que ya te dije: qué bien que eso de la sangre sea para siempre.
    De cuando en cuando tú también dices ñoñeces...¿ves?, en el fondo también nos parecemos en eso, un poquito.Tú sí que deslumbras.

    ResponderEliminar